jueves, 18 de febrero de 2010

Miguel Hernández

Miguel Hernández es pastor
de un rebaño de poemas,
es sombra con sombra la luz
que nos entrega una pena.

¿Qué miedo robó la vida
de nuestro pastor de versos?
¡Qué triste maldad encerrar
las manos junto a los sueños!

Y silbando con sus dedos
llenos de llagas perfectas,
el temprano día oscuro
surge de la madrugada.

Miguel, tú eres el poeta,
la voz, la luz entre las rejas
y la libertad suprema,
tú eres sueño, tú eres tierra.

Pascual Herrera

4 comentarios:

antonio garcía dijo...

buenísismo

Luicci dijo...

Poco que decir, que añadir, es perfecto o casi, con su dolor y sangre escribió parte del legado mas grande de este país y de la literatura “mundial”, aunque creo que aquí lo entendemos mejor… ¿Qué crees tu?

Un abrazo Jesús.

Anónimo dijo...

Realmente genial !!!! Marta Poe.

J M Guzmán dijo...

Decía Pablo Neruda “Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor”. Tú los has hecho a través de la poesía. ¡Gracias por compartirlo, amigo!

Publicar un comentario