domingo, 14 de febrero de 2010

Forma

Y se perdió para siempre
al encontrarse con aquellos labios.

Fue el punto de partida,
y despertó,
como si el beso jamás hubiera existido,
donde sólo han quedado los restos amables
del olvido.
Inició el viaje por el camino más largo,
el que rodea los encuentros con abrazos,
definiendo la figura patente y visible,
escondiendo la latente e invisible.

Y buscó para siempre
los conceptos puros del entendimiento.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario