sábado, 23 de febrero de 2013

Costumbres, tradiciones y memoria

Despertamos a la ansiosa memoria que reside en una paradoja esencial,
o en dos, o en tres,
o en todas las que se necesiten
para justificar la continua sumisión,
la continua gratitud
y el infinito temor a estar vivos y a no querer estar muertos.

Se agacha la cabeza ante la ridícula magnificencia de los mensajes,
las expectativas de una parte,
las obligaciones de la otra,
los destinos, los deberes, la sangre...
y un sinfín de supercherías llenas de rectitud,
de huesos roídos por un presente caníbal
y de una honestidad ciega
que se perpetúa en la excusa de un, intencionado, pasado de mentira.


Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario