viernes, 17 de febrero de 2012

Primer acto

En un acto de exceso teatral,
el aire y el cristal rompieron a llorar
derramando los tarros de luz y oscuridad.

Con el tenue hilo musical
se ensartan cabezas
y se retira del monólogo
cualquier vocablo
que incite
a pensar.

¡El café está caliente,
los clavos se oxidan
en un barco que no se hunde
y la sal huele a eternidad!

Retraído en la inopia,
primavera de un telón negro
que se abre en silencio,
desnudando la escena
y alumbrando el esperpento.

Quisiera que ahora,
cuando hoy apenas es un momento,
los focos se olviden de nosotros
y quedarnos escondidos,
hacer de ese instante
el centro de una nada
que edifica y construye.

Derramando los tarros de luz y oscuridad,
el aire y el cristal rompieron a llorar
en un acto de exceso teatral.

Pascual Herrera

1 comentario:

J M Guzmán dijo...

No me quiero imaginar a la humanidad en el “centro de una nada”. Leyéndote me vino a la memoria esta cita de Shakespeare.

"El mundo es un gran teatro,
y los hombres y mujeres son actores.
Todos hacen sus entradas y sus mutis
y diversos papeles en su vida.

Publicar un comentario