sábado, 30 de octubre de 2010

IX

Error tras error,
esperar a que un día
llegue el acierto.

Pascual Herrera

1 comentario:

Luicci dijo...

Aplicable a cualquiera y para todo momento… como una tirita.

Esto lo siento día a día y sin darme cuenta me voy redondeando tanto, que casi no me quedan aristas, esas que tanta gracia y genio tenían.

Limar la personalidad de uno, para no dañar la de otros… ¡¡que mierda!!

Un abrazoooooooooooó!! Ya hace frío por Madrid… jarrrrrr

Publicar un comentario