lunes, 18 de octubre de 2010

¿Quién tiene las respuestas?

Los desiertos son su propia nada
y su todo al mismo tiempo:
éste es el mandato de la Naturaleza.

Los tontos se afanan
en buscar almas cifradas de carácter vago
en el espacio intermedio del presente,
en el diagnóstico y el pronóstico
de un paisaje confundido y agotado.
(Cuando la mente se cansa una dolencia se manifiesta:
la llamamos religión.)

¿Quién tiene las respuestas?
¿Por qué las esconde?

Objetos manufacturados en forma de dioses
se propagan en altares de sangre,
en lúgubres templos
que proyectan a las alturas de la indiferencia
el destino caótico del ser humano.

¿Quién tiene las respuestas?

El paisaje cambia de la selva más exuberante
a las grandes llanuras de hielo:
éste es el mandato de la naturaleza.

Falsos sustantivos se esconden
entre las actividades de alquimistas y astrólogos,
cuyos referentes son entidades fijadas
en el rincón del subconsciente que activa el miedo,
y luego: el punto crítico,
donde la frontera entre libertador y genocida
queda marcada por la victoria o la derrota.

¿Por qué las esconde?

Hubo un tiempo en el que las ardientes arenas
se alzaban majestuosas como cordilleras infinitas:
éste es el mandato de la Naturaleza.

Nos rebasa la abundancia,
por eso matamos de hambre.
Nos desborda el conocimiento,
por eso sembramos ignorancia.
La capacidad para comprender lo que se expresa
y lo que se hace, se reduce a un concepto,
a la definición operacional de las relaciones
(todo lo opuesto al idealismo),
al testimonio de respuestas administradas
en forma de drogas,
de descargas eléctricas,
de firma de papeles,
de aceptar como disciplina la negación de la palabra,
ser,
en definitiva: espectros vegetales.

Pascual Herrera

4 comentarios:

Luicci dijo...

Tienes toda la razón, desde pequeño he vivido con todas las costumbres religiosas y rodeado de “fieles”, mi pregunta seria para mi mismo ¿Por qué no supieron convertirme?, ¿Por qué soy tan normal o tan impuro o tan estúpido, como un creyente?, ¿soy infeliz por no creer en un dios impuesto?, creo que tu como yo y algunos miles mas, simplemente nos planteamos preguntas de difícil respuesta, pero no de imposible solución, es mas que probable que el conjunto de la humanidad sea una bomba de relojería y algunos no deseamos formar parte del artilugio, luchamos en nuestro interior y provocamos surcos en nuestro exterior por esa mala leche contenida… en efecto amigo, te has metido en un “berenjenal”.

Un abrazooooooooooooooo!!

Objetos manufacturados en forma de dioses
se propagan en altares de sangre,
en lúgubres templos
que proyectan a las alturas de la indiferencia
el destino caótico del ser humano.

Este fragmento es enorme, me parece soberbio…

Manolo dijo...

Intento hacer un comentario en tu blog. Ya he puesto dos y no sé qué pasa.rnTe decía que la educación nacional católica de los años 60 y 70 castró los pensamientos de muchos españoles de mi generación. Considerábamos que las hipocresías (después nos dimos cuenta) derivadas de esa sociedad religiosa eran hasta normales.
De todos modos, nos hemos hecho fuertes. Nos hemos hecho fuertes con la lectura, la cultura. Creo que hemos sabido desembarazarnos de esos corsés y sentimos que nuestras ideas son ya nuestras y podemos defenderlas sin complejos.
Solo la cultura y la palabra bien dicha y bien escuchada nos da ese remanso de libertad justa para ser auténticos.rnHa sido un gustosa encerrona.
Saludos

Mauricio dijo...

Saludos Pascual!
Un placer leerte,
y ojalá cada vez seamos menos los espectros vegetales autómatas, y sepamos merecer la abundancia...
Gracias por todo!
M.Ortega...

ermakysevilla dijo...

Hola amigo Pascual,me alegra conocer tu blog
En cuanto a lo ke has expresado en este eskrito,mi opinion es ke el ser se pasa demasiado tiempo buskando respuestas a preguntas sin sentido y ke pierde muxas oportunidades de disfrutar de los bellos momentos ke te brinda la vida (ke suelen ser eskasos)por eso mismo,envidio a kienes nosotros llamamos "animales irracionales"Un abraso.

Publicar un comentario