domingo, 5 de febrero de 2012

El último acto

En un acto de exceso teatral,
el aire y el cristal rompieron a llorar
derramando los tarros de luz y oscuridad.

Lucharon y lucharon, hasta fracasar,
y luego,
donde la vida y el todo
fueron capaces de congeniar,
la dulce brisa de la muerte
no dudó en quererlos atrapar.

¡Cambia el universo
y apenas tu mirada me hace olvidar,
el Sol se oculta en el océano
y la sal me huele a eternidad!

Ya era de noche cuando te vi actuar,
primavera, verano, otoño...
el aplauso ensordecedor de siempre,
los latidos del corazón,
y ese sonido encantador.

Cuando te imagino,
no sé si ríes o lloras,
no sé si vas o vienes,
sólo sé que no existes,
y que como el sueño de un niño,
eres el centro de una nada
que edifica y construye.

Derramando los tarros de luz y oscuridad,
el aire y el cristal rompieron a llorar
en un acto de exceso teatral.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario