sábado, 19 de marzo de 2011

La vela

Al cambiar pasado por futuro,
pasamos el tiempo en el presente
mirando como la llama consume,
como la calma desespera,
como la sombra se eterniza
constante y silenciosa,
tenue,
con la indiferencia necesaria
para que,
a pequeñas dosis,
las huellas del despropósito dejen,
marcado a fuego,
un rumor que se pierde en el aire.


Pascual Herrera

2 comentarios:

Erika dijo...

Muy bonito Pascual, como siempre.

Besos desde Irlanda.

Anónimo dijo...

Cientos de miradas desconocidad, sonrisas cómplices, desprecios flagrantes, actitudes que delatan la condición humana, transitan a diario por nuestra vidad anónimas, sin parmitirnos descubrir la profundidad de muchas almas que están allí, pendientas del murmullo del aire, atentos al decir que las olas o del viento. Cuántas más existen sin que nos hayamos percatado de su grandeza. Hoy he rozado el alma de Pascua Herrera y he comprendido cuánto me queda por conocer y descubrir de mis semejantes. Iris.

Publicar un comentario