miércoles, 23 de febrero de 2011

Consuetudinario

En un lapsus de memoria la esencia se difuminó,
la estrategia de lo insignificante alteró lo esencial.

Y de la emoción,
involuntariamente,
se mira al tiempo.

Crearon nuevos problemas, medidas inaceptables,
cantos de sirena llamando a guerras interminables.

Y por la traición,
los corazones laten
irresponsables.

Un silencio inesperado recorrió los océanos
y le mostró los dientes a su imagen en el espejo.


Pascual Herrera

2 comentarios:

MyBravestMask dijo...

Me gusta mucho...
y quedo sintiendo más,
mientras puedo pensar.

Saludos!
M.Ortega...

J M Guzmán dijo...

¡Felicidades Pascual! Me han gustado tus sentires, palabras abiertas en letras compartidas al mundo. Un abrazo

Publicar un comentario