sábado, 18 de diciembre de 2010

Alcalá de los mares

La ola acaricia la orilla
con esa espuma en el aire,
con sal, con vida, con fuerza
de acantilado entrañable.

La inmensidad atlántica,
la noche y el día eterno,
la ilusión de una mirada
abierta al volcán que abraza.

Con la isla y el universo,
este sol junto a la luna
llenando de vida el mundo
de un niño que sueña versos.

Pascual Herrera

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me a gustado, me imagine ami de niña enmedio del mar profundo sostenia de un pie en una isla virgen.

Un abrazo Pascual! Caissa

Publicar un comentario