viernes, 29 de enero de 2010

Islas a la deriva

Del lecho marino a tus ojos hay un instante,
mientras, una tormenta del desierto oculta las islas.
Arena,
arena que se respira,
que penetra y te seca.

De la corona solar a tu piel no hay vacío,
mientras, la montaña esconde el palpitar magmático
de tu corazón.
Colada
irradiada desde el infinito
a la creación.

De una gota de sudor a mis manos hay un sueño,
en el que una vez, la lluvia,
sobre nuestros cuerpos no dejó de caer.
Agua,
mirada de un todo
en cuya ausencia no hay nada.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario