viernes, 11 de diciembre de 2009

La ternura

Suave, amor...
Y el bloque amarillento del otoño
se derrumba en una explosión de colores.

El crepúsculo me llama a tu lado.

Suave, el amor...
Y aún perdiendo la tierra sus cimientos
tendré fuerzas para mirar.

Y no grito porque no quiero.

El amor,
el suave esbozo de la dulzura,
el cenit de cualquier momento

El amor.

Estar a tu lado,
despertar las palabras que hay en tus manos,
mirar al más árido de los desiertos
y saber que ese camino
me conduce hacia tu infinito.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario