domingo, 20 de diciembre de 2009

Fuga de líderes mundiales

Mucho que limpiar queda aún en Dinamarca,
el olor a podrido
nos descubre el rastro de la huida.

Un vals suena tocado por los instrumentos
de la rapiña de los ciudadanos,
mientras las parejas del infierno
dan vueltas y vueltas en los salones del reino.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario