miércoles, 2 de diciembre de 2009

De lejos

Seguimos siendo, para nosotros, un simple rostro.

Nos miramos (sólo miramos)
y no somos capaces de acercarnos.

Yo juego a los encuentros casuales,
y tú a las sorpresas (también casuales).

Yo que quiero y no puedo,
tú que puedes (y no lo sabes) y no quieres.

Algunas veces juego ha combinar las letras tu nombre
y me sale Nadaloy,
y tú,
cualquiera sabe.

Por eso (seguramente)
no logro sacar un gesto de mi garganta.

Para nosotros, el uno y el otro,
no es más que un simple rostro.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario