miércoles, 18 de noviembre de 2009

Un poeta de Huelva

Juan Ramón Jiménez nació
al darle una gota un beso,
junto al piano de colores
que acariciaba Beethoven.

Allí, con sus manos limpias,
tocó el verso perfecto,
con frágiles sueños de mar,
con frágiles sueños de luna.

Sacó la Rosa invisible,
el anhelo de realidad
lleno de frutos perfectos,
y le entregó sangre y cuerpo.

Recuerdos de aquella tarde,
lágrimas de un solo beso,
Poeta, enamorado
de amor: transparencia y cielo.

Pascual Herrera
"Animales curvos, versos de amor y plegaria (1995)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario