viernes, 27 de noviembre de 2009

Un amigo común

No tenía ganas de seguir y buscó entre la basura,
no tenía ganas de mentir e inventó toda una vida,
se calzó zapatos de lujo y salió descalzo a la acera,
donde en lugar de suelo, la alfombra era de mierda.

Escuchó mil canciones de amor sin saber quien era ella,
un amigo común le invocó los demonios de la tristeza,
sacudió un viejo sillón y no salió ni una moneda
y pensó que aquello del amor era lo mismo que la guerra.

Varias botellas vacías viajaban por su cabeza,
varias ideas febriles se agolpaban entre sus penas,
buscó entre todas ellas y encontró a un amigo poeta.

Sacudió la alfombra de mierda
y se calzó los zapatos de lujo,
le devolvió a los demonios su tristeza
y le dio la espalda a la guerra.

Y otro amigo común le enseñó
que en las canciones de amor, lo mejor
es no saber quién es ella.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario