miércoles, 25 de noviembre de 2009

Caminando

Atrapado en la tormenta como un sicario
a navajazos degolladores
y desangrados en el curso
de la vida y de la muerte.

Vas dejando que la angustia
ocupe espacios infinitos e interminables,
lujuriosos
y entrelazados en una pantalla
donde se proyecta Casablanca.

Humphrey Bogart e Ingrid Berman
se juran amor eterno
en el recuerdo de un París
atrapado por las bombas de la locura.

Y así van pasando los días
y las noches,
delante de mundos y viajes increíbles.

Pero la tormenta lo envuelve todo,
y se empeña en enredar las ideas
creando guerras de verdad
con sus muertos auténticos,
que parecen dormidos
en una emisión vía satélite.

Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario