lunes, 30 de noviembre de 2009

Ángel del infierno

Susurrando al oído una memoria,
un recuerdo añorado,
un suspiro olvidado.

Pronunciar tu nombre sin el temor que
inspira,
ocultarme.

Recordar, suspirar.
Añorar, olvidar.

Conciencia de ser;
la egoísta ambición que me mantiene
deseando alcanzarte.

Es imposible,
realmente imposible,
pero, ¿y en los sueños?

Nadaloy es un ángel del infierno,
una tímida figura con ojos de fuego.

Es un ser real incrustado en mi imaginación.

Pascual Herrera
"Animales curvos, versos de amor y plegaria (1995)"

No hay comentarios:

Publicar un comentario