domingo, 17 de enero de 2016

Fue entonces

Fue al mirar,
en órbita, la sonrisa inexplicable.

Fue al escuchar
pedazos de voz casi perfectos.

Fue al tocar,
desde sus cimientos,
la carne con manos victoriosas.


Pascual Herrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario