viernes, 12 de noviembre de 2010

Lucha y memoria

Inoportunos poetas, con el corazón pesado,
latiendo de cuando en cuando, acuden como la niebla.

Cubren toda la materia sacando a flote los ecos
de aquel por qué ya olvidado, transformando la conciencia.

Confesamos la soledad en el rincón de los cuerdos,
sin arreglar el desorden fugaz que deja en la cabeza
el sueño cansado que traen los recuerdos sin memoria,
los millones de gritos que salen de gargantas secas
indiferentes a la gloria de mundos extinguidos.

Los tontos justifican, con alardes de inteligencia,
desastres que repugnantes acciones han provocado.

Y junto al abismo y la noche, transitan los poemas
que van dejando atrás la furia del enemigo muerto.


Pascual Herrera

2 comentarios:

Luicci dijo...

Pues sí, necesariamente tenemos que soportar esas voces de alto talante, que nos dicen por dónde ir, donde pastar y cagar, esos individuos e individuas que no saben lo que es estar “jodido” y además te recriminan sobre lo que años a atrás promulgaban como “lo más”, sean poetas, políticos, cardenales o soplagaitas y lamentablemente… están ahí, pero no aquí.
Me quedo con - Los tontos justifican, con alardes de inteligencia,
desastres que repugnantes acciones han provocado.

De nuevo un placer leerte Jesús Pascual, lástima que Vulcano sea solo ficción, creo que unas vacaciones espirituales allá estarían de lujo, ¿no?

Un saludázo.

Anónimo dijo...

Inoportunos siempre, deberían de ser. la oportunidad solo es para algunos, y esos algunos siempre son "ellos".
Los nervios crispados, un regocijo mal entendido y mucha miseria en este "1º mundo"
Mónica

Publicar un comentario